Reapertura de sus fronteras a los turistas vacunados contra el COVID-19 en Australia

Después de estar cerrada durante casi dos años debido a la pandemia de covid-19, Australia reabrirá sus fronteras internacionales a partir del 21 de febrero a los turistas y todos los titulares de visas que hayan recibido dos dosis de la vacuna contra el coronavirus.


Australia se enfrenta actualmente a una crisis porque a finales de año estalló la variante Ómicron, que afectó principalmente a residencias de ancianos y provocó bajas entre los trabajadores esenciales, acumulando alrededor de 2,4 millones de contagios de covid-19, incluyendo más de 4.250 muertos y más de 300.000 casos activos Australia cerró sus fronteras en marzo de 2020 y comenzó a abrirse paulatinamente a residentes y ciudadanos en noviembre del año pasado, y luego a trabajadores ocasionales y estudiantes extranjeros, así como a viajeros de Nueva Zelanda, Singapur, Japón o Corea del Sur, pero la variante omicron en el final del año frenó esos planes.



“La condición es que tienes que tener dos dosis de la vacuna para venir a Australia. Esta es la regla y se espera que todos la obedezcan”, dijo este lunes en una rueda de prensa en Camberra, el primer ministro australiano, Scott Morrison, al término de una reunión del Gabinete.


La administración de Canberra obliga a los viajeros a Australia -el país expulsó al tenista número uno del mundo Novak Djokovic de Serbia el pasado mes de enero por no estar vacunado contra la covid-19- a demostrar que han recibido dos dosis de suero de coronavirus o presentado una exención médica válida.



La jefa del Departamento del Interior, Karen, explicó en este diario que quienes no hayan sido vacunados y quieran ingresar a territorio australiano deberán solicitar un permiso de viaje especial, y de ser aprobado, deberán ser puestos en cuarentena en un centro designado para este propósito. Reunión. Andrews. Si bien la apertura fue impulsada por el gobierno australiano, cada estado tiene el poder de implementar sus propias medidas, lo que permite que Australia Occidental, cuya ciudad más grande es Perth, se mantenga al margen de la apertura y mantenga sus fronteras cerradas hasta que sus autoridades lo consideren oportuno.

2 visualizaciones0 comentarios